Villa de la Purísima Concepción de Sagua la Grande

Villa de la Purísima Concepción de Sagua la Grande
Los 75 fundadores

Formar hombres adultos en la Fé Católica y prepararlos para la reconquista católica del mundo

Cuenta un versado historiador, Manuel Fernandez Santelices en su publicación en la revista Vitral # 50 del 2002 y cito "...la Asociación de Caballeros Católicos nace como consecuencia de una exigencia y de un reto, el reto provino de un incidente en la villa de la Purisima Concepción de Sagua la Grande que un cercano observador cuenta así "...aquel 7 de Diciembre de 1925, la logia masona de Sagua celebraba una solemne tenida por el la muerte del General Maceo, cuando escucharon el repicar de campanas de la parroquia ordenado por el cura, llamando para la acostumbrada salve para la Virgen María en la advocación de la Inmaculada Concepción, uno o más de los masones reunidos malinterpretaron el hecho como felicidad de la Iglesia por la muerte del Gral. y se dirigieron al templo y ocasionaron grandes destrosos... esto estimuló un propósito exigido por las circunstancias: la oportunidad de unir a un laicado católico disperso..."
Lo que Santelices no cuenta en esta pequeña cita es la valerosa defensa del templo por parte de 75 hombres, que lograron dispersar a los agresores. Don Valentín que a la sazón habia estado en conversaciones con el sacerdote jesuita Esteban Rivas, vieron la oportunidad y el 24 de febrero de 1926 se funda en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Sagua la Grande la Asociación de Caballeros Católicos de Sagua la Grande, que con el lema CON LA CRUZ, POR DIOS Y POR CUBA.inician la evangelización y una larga historia de hechos hasta llegar a ser la Rama A de la Acción Católica de Cuba fundada por el Hno. Vitorino. Al formar parte de la Acción Católica de Cuba, cambiamos el lema a DIOS, PATRIA Y CARIDAD.
Aunque esta Asociación no fue la única que se había fundado en la Isla, sin embargo tuvo dos importantes características que la hicieron diferentes de las otras y que al mismo tiempo causó extrañeza ya que las iniciaciones de los nuevos miembros se hacian basadas en el juramento que hizo el Padre de la Patria Carlos Manuel de Cespedes y la segunda característica fue su estricto afán catequético, es decir su preocupación por la información, pero sobre todo por la formación de sus miembros.
El 4 de enero de 1929 se reuniron en el salón de juntas del colegio de los Jesuitas en Sagua delegados de las Asociaciones Candelaria, Cardenas, Consolación del Sur, Mariel, Los Arabos, Manzanillo, Santa Clara, Aguada de Pasajeros, Placetas, Remedios, Caibarién, Santo Domingo, Máximo Gómez y Caballeros de San Isidro en Holguín, sin embargo los delegados de esta última no aceptaron que se cambiara el nombre que ellos tenían.
Es decir incluyendo la de Sagua la Grande fueron, fueron 14 las Asociaciones que formaron la "ASOCIACION DE CABALLEROS CATOLICOS DE CUBA", quedando de acuerdo en 3 cosas:
1.-Se llamarían en adelante Uniones ;
2.- Que la Unión # 1 sería la de la Purisima Concepción de Sagua la Grande; y,
3.- Que el Presidente del Directorio Nacional sería el Dr. Valentín Arenas Armiñán.
Mantuvieron el Himno con los cambios necesarios, al igual que la bandera y el escudo de armas, el lema que era "CON LA CRUZ, POR DIOS Y POR CUBA" fue cambiado como ya exlicamos anteriormente.
No podemos dejar de lado el documento aclaratorio que el que por su parte Dn. Valentín le hiciera al Dr. Ismael Testé, mismo que publicara en su obra "HISTORIA ECLESIASTICA DE CUBA", y cito: " En aquellos tiempos -al iniciarse la Asociación en Sagua- aún perduraba en los gobernantes y en parte del pueblo, la creencia de que la Iglesia era poco menos que enemiga de la República recientemente constituida. Con recelo y suspicacia se observaban todas las actividades católicas.
"La Inmaculada Concepción era la Patrona de Sagua La Grande y siempre precedían a los actos a celebrar el día 8, una novena y exposición del Santísimo, terminándose los actos religiosos del día 7 de diciembre con un repique general de campanas para recordar al [ueblo que al día siguiente se celebrarían las fiestas en honor de la Patrona de Sagua. Pero dicho repique de campanas fue dado en el preciso momento que los Veteranos de la Independencia celebraban en el Teatro Principal una velada necrológica en honor de los que dieron su vida por la Independencia de Cuba. El pueblo impulsado por algunos msones, provocó una manifestación contra la Iglesia y la invadieron destrozando bancos, lanzando a la calle a los que aún se encontraban en el Templo. Aquel acto provocó una reunión de hombres católicos que con el número de 100 fundaron la Asociación de Caballeros Católicos de Sagua".

Directorio General 2009 -2011
Hno. Frank Diaz Presidente

Juan M. Torres
Vocal de Religión
Vocal Internet y Web







Caballeros Catolicos del Mundo

Caballeros Catolicos

Loading...

Wednesday, October 26, 2011

Of Course We Pray to Mary and the Saints – You Should Too

Posted by Deacon Mike Bickerstaff • October 25, 2011

Communion of Saints
After a recent morning bible study at my parish, I overheard a conversation about praying to Mary and the Saints. It went something like this (names changed)…

“Thanks so much for inviting me, Judy. You have a wonderful group here. I have a question, though. I hope it doesn’t offend you, but being Methodist, I just don’t understand this praying to Mary. Do Catholics really do that?”

Judy smiled at Marcia and reassured her, “No, of course Catholics don’t pray TO Mary, we pray WITH Mary – asking her to intercede (or pray) for us.”

* * * * *

You have probably heard this answer before. It sounds right. Indeed, many of you might have given this answer before. But is it the right answer? No, not precisely.

Yes, Catholics do ask Mary and the other saints to pray for us; to be intercessors for us. We ask the saints by their powerful intercession to obtain for us God's favors and graces. Together with them, we appeal to God. We similarly ask the angels for aid and protection, be it an archangel or our own guardian angel. But what is all this speaking to Mary and the saints if not prayer? Anyone asking the question can see this and will be put off by the above, imprecise answer. So the correct answer is, “Yes, of course Catholics pray to Mary and the other saints, you should too! Would you like to learn why we do this and why it is permitted by God?”

The purpose of this article is to help you understand why we are able to pray to the saints::

Why do Catholics pray to Mary and the saints in heaven? Do we think they are gods? Does this mean that we worship them?
Aren't Mary and the Saints dead and doesn't the bible teach us not to attempt to communicate with the dead?
Isn't Jesus the one mediator between God and man?
Doesn't Catholic prayer to the saints take away from Christ, especially as the one mediator between God and man?
Mary and the Saints are God's Creatures – They are not Divine

The first thing that has be set straight is that Catholics do not worship Mary or the other saints in heaven. We love Mary as our mother. We love the saints as our elder brothers and sisters in the faith. When we love someone, we want to talk to them and when we speak to Mary or the saints, that is one aspect of prayer. That we speak to them does not imply that we worship them as if they were gods. Such prayer is simply a sign that we love them as creatures. We show them honor. Mary and the saints could not hear our prayers unless God allowed it. That God has allowed it can be seen very easily by the conversation that Mary had with the Archangel Gabriel as recorded in Luke's Gospel. No one concludes from this that Mary worshiped Gabriel. Nor should anyone conclude that our speaking to Mary and the saints implies that we worship them or hold them up as equals to God.

To better grasp this, we need to explore this further as we seek answers from the Church to the above questions.

The Communion of Saints Defined

To begin to understand, it is necessary to study what is meant when we refer to the Communion of Saints. The "Communion of Saints, is at its most essential meaning, the sharing of (or communicating of) the grace of Jesus Christ with and among His family members, the Church. Let’s look at some references to this from both the bible and the catechism.

CCC 948 – The term "communion of saints" therefore has two closely linked meanings: "communion in holy things (sancta)" and "among holy persons (sancti)."

Sancta sanctis! ("God's holy gifts for God's holy people") is proclaimed by the celebrant in most Eastern liturgies during the elevation of the holy Gifts before the distribution of communion. The faithful (sancti) are fed by Christ's holy body and blood (sancta) to grow in the communion of the Holy Spirit (koinonia) and to communicate it to the world.

This communion of saints is, therefore, the Church. St. Paul refers to this "Mystical Body of Christ" in Colossians 1:24 where he equates Christ's "body" with His "church".

Colossians 1:24-26 (RSV-CE) – Now I rejoice in my sufferings for your sake, and in my flesh I complete what is lacking in Christ's afflictions for the sake of his body, that is, the church, of which I became a minister according to the divine office which was given to me for you, to make the word of God fully known, the mystery hidden for ages and generations but now made manifest to his saints.

St. Paul has some very interesting things to say about this Mystical Body of Christ in the twelfth chapter of 1 Corinthians that will further help us.

The body is one, even though it is made up of many members.
The weaker members of the body are indispensible.
Those members that appear to be less honorable are given the greatest honor.
There can be no discord in the body, all members must care for one another.
If one member suffers, all the members suffer; and, if one member is honored, all rejoice together.
We have been baptized into one body and we are all individually members of that body.
1 Corinthians 12:12-27 (RSV-CE) – For just as the body is one and has many members, and all the members of the body, though many, are one body, so it is with Christ. For by one Spirit we were all baptized into one body – Jews or Greeks, slaves or free – and all were made to drink of one Spirit.

For the body does not consist of one member but of many. If the foot should say, "Because I am not a hand, I do not belong to the body," that would not make it any less a part of the body. And if the ear should say, "Because I am not an eye, I do not belong to the body," that would not make it any less a part of the body. If the whole body were an eye, where would be the hearing? If the whole body were an ear, where would be the sense of smell? But as it is, God arranged the organs in the body, each one of them, as he chose. If all were a single organ, where would the body be? As it is, there are many parts, yet one body. The eye cannot say to the hand, "I have no need of you," nor again the head to the feet, "I have no need of you." On the contrary, the parts of the body which seem to be weaker are indispensable, and those parts of the body which we think less honorable we invest with the greater honor, and our unpresentable parts are treated with greater modesty, which our more presentable parts do not require. But God has so composed the body, giving the greater honor to the inferior part, that there may be no discord in the body, but that the members may have the same care for one another. If one member suffers, all suffer together; if one member is honored, all rejoice together.

Now you are the body of Christ and individually members of it.

In Colossians, St. Paul refers to Christ as the "head of the body, the church". Just as the human body is so ordered as to be able to provide for its nourishment, so too does Christ provide for us. We who are baptized into this one body, whose head is Christ, resemble Christ, for He communicates His divine life and grace to us through the sacraments He instituted and so provides for our nourishment.

Colossians 1:18 (RSV-CE) – He is the head of the body, the church; he is the beginning, the first-born from the dead, that in everything he might be pre-eminent.

CCC 947 – "Since all the faithful form one body, the good of each is communicated to the others. . . . We must therefore believe that there exists a communion of goods in the Church. But the most important member is Christ, since he is the head. . . . Therefore, the riches of Christ are communicated to all the members, through the sacraments." "As this Church is governed by one and the same Spirit, all the goods she has received necessarily become a common fund."

"But what about those who have died? Okay, I might agree with this as it relates to believing, baptized Christians who have not died. But what about those who have died?"

Well, Jesus died... and He rose from the dead. And He has promised that we too who die in His grace, have life beyond the grave. Indeed, those who have died are closer to Christ than are we who remain alive on this earth. We must remember that when we die, we continue to exist as living human beings, our souls and bodies temporarily separated, to be reunited on the last day at the resurrection of the body. And if we die in a state of grace, we enter heaven, either immediately or after being purged of any remaining imperfections and temporal punishments due to sin. We do not cease to be members of the Mystical Body of Christ at our deaths.

The Church has traditionally taught that the Body of Christ is comprised of three categories of the Communion of Saints:

The Church Militant – saints who are alive on earth.
The Church Suffering – saints who are alive and being perfected in purgatory.
The Church Triumphant – saints who are alive "in heaven" participating in the Beatific Vision... seeing God as He is, face to Face.
Those who have departed this life are alive. Mary and all the saints in heaven are alive and are members of His one body... they continue to share in all ways as St. Paul taught, except their suffering is over and they see God more clearly than do we on earth who see only partially. And in particular, they remain intercessors on behalf of the Church not yet in Glory, doing as St. Paul urged all of us to do, to make supplications, prayers, intercessions, and thanksgivings for all men and women, that they may live a godly and peaceable life. [cf. 1 Timothy 2:1-2 (RSV-CE)]

The bible teaches that we are to ask (pray to) those in heaven to both pray with us and for us.

Psalm 103:20-22 (RSV-CE)

Bless the LORD, O you his angels,
you mighty ones who do his word,
hearkening to the voice of his word!

Bless the LORD, all his hosts,
his ministers that do his will!

Bless the LORD, all his works,
in all places of his dominion.
Bless the LORD, O my soul!

Psalm 148:1-2 (RSV-CE)

Praise the LORD! Praise the LORD from the heavens,
praise him in the heights!

Praise him, all his angels,
praise him, all his host!

Those in heaven, assist the Lamb as He intercedes for us, bringing before the Throne of God our prayers.

Revelation 5:6-8 (RSV-CE) – And between the throne and the four living creatures and among the elders, I saw a Lamb standing, as though it had been slain, with seven horns and with seven eyes, which are the seven spirits of God sent out into all the earth; and he went and took the scroll from the right hand of him who was seated on the throne. And when he had taken the scroll, the four living creatures and the twenty-four elders fell down before the Lamb, each holding a harp, and with golden bowls full of incense, which are the prayers of the saints;

And the angels, too, carry our prayers to God's Throne...

Revelation 8:3-4 (RSV-CE) – And another angel came and stood at the altar with a golden censer; and he was given much incense to mingle with the prayers of all the saints upon the golden altar before the throne; and the smoke of the incense rose with the prayers of the saints from the hand of the angel before God.

"But isn't Christ the one Mediator? Doesn't this idea of having others intercede or pray for us take away from Christ as the one mediator between God and man? Why should I bother with asking others to pray for me, why don't I just go directly to God?"

Of course Jesus Christ is the one mediator, but asking others for their help does not take anything away from Christ. Remember that St. Paul urged us to pray for one another (cf. 1 Timothy 2:1-2). Don't you ask people on earth to pray for you? Don't you likewise pray for others? Asking a saint who is in heaven to pray for us does not take away from Christ's mediation any more than asking someone you know on earth to pray for you. This is not an either/or, it is both/and. Surely you want others to pray for you, especially the righteous, whose prayers avail us much and are of great power in their effect! (cf. James 5:16)

"But isn't attention to Mary and the saints a distraction? If I am giving attention to Mary, I am neglecting the Lord, right? I mean that if I am thinking about her, I am not thinking about Him and that can't be good, right?"

Absolutely not. When you give honor and attention to Mary, you give honor to Jesus. Remember that she is also a member of the Body of Christ and St Paul says we care for one another. If Jesus is both your King and your friend... and your brother, how do you think He feels when His subjects, His friends, His brothers and sisters neglect and ignore His mother... the very same mother He gave to us all from the Cross (cf. John 19:26-27 and CCC 967-970).

John 19:26-27 (RSV-CE) – When Jesus saw his mother, and the disciple whom he loved standing near, he said to his mother, "Woman, behold, your son!" Then he said to the disciple, "Behold, your mother!"

CCC 970 – "Mary's function as mother of men in no way obscures or diminishes this unique mediation of Christ, but rather shows its power. But the Blessed Virgin's salutary influence on men . . . flows forth from the superabundance of the merits of Christ, rests on his mediation, depends entirely on it, and draws all its power from it." "No creature could ever be counted along with the Incarnate Word and Redeemer; but just as the priesthood of Christ is shared in various ways both by his ministers and the faithful, and as the one goodness of God is radiated in different ways among his creatures, so also the unique mediation of the Redeemer does not exclude but rather gives rise to a manifold cooperation which is but a sharing in this one source."

Likewise, neither is our attention to the saints whether on earth, in purgatory or in heaven a distraction. After all, we are a family, the Family of God, and we care for one another. The Lord has asked us to care for one another. The saints in heaven are alive. They care for us. They listen to us. They intercede for us. We are a family. That is what a family does... that is what love does.

Into the deep...

Please help us in our mission to assist readers to integrate their Catholic faith, family and work. Tell your family and friends about this article using both the Recommend and Share buttons below and via email. We value your comments and encourage you to leave your thoughts below. Thank you! - The Editors

Of Course We Pray to Mary and the Saints – You Should Too

Of Course We Pray to Mary and the Saints – You Should Too

Saturday, July 9, 2011

Despedida a un grande



Sergio González Sánchez nació el 9 de Septiembre de 1929 en Matanzas, pasando después a la provincia de las Villas, República de Cuba. Por coincidencia, la misma provincia que alberga a Sagua la Grande, cuna del fundador de nuestra Asociación de Caballeros Católicos, Dr. Arena. Nuestro querido Sergio entregó su alma a Dios en Miami, la madrugada del día 7 de Julio del año 2011.

Vino al exilio muy temprano en el año 1966 pero nunca se olvidó de la patria dejada atrás. Luchó como todo exiliado político, laborando en diferentes ocupaciones para el digno mantenimiento y mejora de su querida familia.

Fue miembro fundador de la Unión No. 3 en la comunidad de Santa Cecilia, en Hialeah, pasando años después a la incipiente Unión No. 15 de la parroquia de Santa Bárbara. Igualmente ostentó varios cargos de responsabilidad en sus uniones así como en el Directorio General de la Asociación. Destacada fue, entre otras, su incansable participación en las anuales Asambleas Diocesanas y su presencia en el Desfile Martiano se daba siempre por descontado año tras año,

Participó, junto al recordado hno. Raúl León, en la fundación de la Junta Patriótica Cubana, de la cual fue delegado permanente por la Asociación hasta el día de su paso al seno del Padre y también fue también un celoso distribuidor de la querida revista Ideal desde sus comienzos hasta el último día, así como efectivo administrador financiero del Boletín de la Unión No. 3 de Santa Cecilia, durante todos los años en que éste fue publicado.

Fue parte, desde muy temprano, de este programa La Voz de los Caballeros Católicos en Radio Paz, siendo el coordinador de este equipo hasta que se acogió a un merecido sabático para tener más tiempo de atender a su amada esposa, Alicia, y hacer frente a otras obligaciones dentro de la Asociación.

Por su afabilidad y fraternidad, por su fe y amor a toda prueba a la iglesia y su incansable afán de hacer a sus parroquias y a nuestra Asociación cada día mejor; por su energía y perseverancia en cumplir las misiones asignadas y las que él estimaba requerían su participación; por su celo en mantener los récords radiales, históricos y fotográficos de nuestras actividades; por todo esto y por mucho más, nuestro Sergio siempre será recordado como baluarte y ejemplo a seguir.

Ahora que eres tú, Sergio, el que ora por nosotros desde el Cielo, rogamos al Señor por lo que ya tu párroco pedía durante la plegaria funeral, esto es: que surjan muchos Sergios con tu energía y tu convicción para que compensemos un poco tu ausencia, tanto en la parroquia como dentro de los Caballeros Católicos.

Hermano querido, siempre vas a estar presente. Descansa en paz mientras ruegas por nosotros ahora que ya debes de estar a la derecha del Padre, recibido por nuestro hermano mayor, Cristo Jesús. ¡Siempre serás nuestro hermano y nuestro amigo! Amén.

Efraín Infante

Saturday, May 28, 2011

Porque cargo Tu cruz Señor?

PORQUE CARGO TU CRUZ,
SOBRE MI PECHO SEÑOR?

Cargo tu cruz Señor,
Porque es la prueba
Más grande de amor
Que nadie ha dado por mí.

Cargo tu cruz
Como un simple recordatorio,
Este donde este
De que soy un laico católico.

Cargo esta cruz
Como un signo visible para todos
Y recordatorio permanente
Del precio que pagaste por mí.

La cargo y estoy muy agradecido
Por las bendiciones que día a día recibo,
Y es mi ferviente deseo servirte
En todo lo que haga y diga.

Cargo tu Cruz Señor
Porque moristeis para hacerme libre.
Jesucristo, Señor de mi vida
Si solo Te dejare ser!

Monday, May 9, 2011

Veneremos en real forma a Juan Pablo II

“estan en el mundo pero no son del mundo” (Jn. 17,16), palabras que podemos encontrar en las Sagradas Escrituras y que nos dan apoyo para estar listos y preparados, un mundo que ha cambiado la moral y la ética por lo socialmente aceptable, un mundo que mira como ídolos y como dioses a personas de carne y hueso como nosotros que son –por la propaganda que se les da- elevados a niveles de superhéroes.
Hoy queridos hermanos, quiero alejarme de tanta propaganda y malas noticias que lo que intentan es hacerte olvidar la esperanza, aquel motivo por el cual fuimos creados que es vivir la eternidad en la presencia de Dios Amor, al olvidarnos de esto nos dan nuestro pasaporte de ciudadanía como parte de este mundo; decía San Pedro en su primera Epístola “estar siempre dispuestos a dar razones de vuestra esperanza” (1 Pe 3,15-16) y creo que cada día debemos estar listos y preparados para ello, para dar razones de nuestra esperanza, no cansarnos, no desfallecer, si no mas bien ver en el ejemplo de mi amado Juan Pablo II una persona normal como tu y yo que no se cansó jamás de dar razones por nuestra esperanza.
El profeta Malaquías dice “mi pueblo se muere por falta de conocimiento” (Mal 3,13), que ciertas resultan esas palabras, si no queremos ser ese pueblo que se muere por falta de conocimiento tenemos que aprender, estudiar. Dice el salmo 119,105 “tu palabra es antorcha para mis pasos, luz para mi sendero”, se desprende de esto que debemos ser asiduos lectores de la sagrada Biblia, pero recordando lo que San Pedro nos dice “tener presente que ninguna profecía de la Escritura puede ser interpretada por cuenta propia” (2Pe 1,19), razón por la cual hay queridos hermanos que buscar consejo, dirección espiritual, porque solos es muy difícil, diría yo imposible, y si intentamos hacerlo solos en las tantas malas interpretaciones que se dan de las Sagradas Escrituras, viene a mi memoria el episodio que nuestro Señor Jesucristo envía a los primeros 72 discípulos “designó el Señor a otros setenta y dos y los envió por delante, de dos en dos a todas las ciudades y sitios donde él había de ir” (Lc 10,1), como lo dice San Lucas y parafraseo “los envió por delante de dos en dos”, Jesús en su infinita sabiduría nos da un toque de alerta, solos no podremos, esta es una invitación que te hago, pero comprométete con tu Señor y únete a un grupo en tu parroquia, y prepara el camino para la llegada del Señor.
Su Santidad Juan Pablo II, escribió mucho sobre los laicos, la Iglesia de nuestros tiempos, la familia, las Asociaciones de los laicos, y mucho acerca de la nueva evangelización, si queremos realmente venerarlo deberíamos leer y leyendo aprender de las grandes y múltiples enseñanzas del Beato Juan Pablo II el Grande, recordando lo que nuestro Señor Jesús en la plegaria que elevara por su Iglesia hiciera “No ruego solo por éstos, sino por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en Mi” (Jn 17,20).

Juan Torres

Saturday, March 19, 2011

«No sería inútil que cada cristiano y cada evangelizador examinasen en profundidad, a través de la oración, este pensamiento: los hombres podrán salva

Luego del Concilio Vaticano II nos enteramos que aquellos que no conocen a Jesucristo tambien se puede salvar, SS Paulo VI y despues SS Juan Pablo II "El Grande", han tratado de darnos armas para que nosotros los que conocemos al Señor tambien podamos salvarnos, hoy SS Benedicto XVI esta tratando de ayudarnos y ha resuelto que el tema para la XIII Asamblea Ordinaria de los Obispos sea LA NUEVA EVANGELIZACIÓN PARA LA TRANSMISIÓN DE LA FE CRISTIANA, este es el numeral 2 del documento sobre el cual se va a trabajar.

«Fui hallado de quienes no me buscaban; me manifesté a quienes no preguntaban por mí» (Rm 10, 20)

2. El deber de evangelizar La Iglesia, que anuncia y transmite la fe, imita el modo de actuar del mismo Dios, el cual se manifiesta a la humanidad ofreciendo el Hijo, vive en la comunión trinitaria, infunde el Espíritu Santo para comunicarse con la humanidad. Para que la evangelización sea eco de esta comunicación divina, la Iglesia debe dejarse plasmar por la acción del Espíritu y conformarse a Cristo crucificado, el cual revela al mundo el rostro del amor y de la comunión de Dios. De este modo descubre su vocación de Ecclesia mater que engendra hijos para el Señor, transmitiendo la fe, enseñando el amor que genera y nutre a los hijos.
En el corazón del anuncio está Jesucristo, en el cual se cree y del cual se da testimonio. Transmitir la fe significa esencialmente transmitir las Escrituras, principalmente el Evangelio, que permiten conocer a Jesús, el Señor.
Precisamente el Papa Pablo VI, lanzando nuevamente la prioridad de la evangelización, recordaba a todos los fieles: «No sería inútil que cada cristiano y cada evangelizador examinasen en profundidad, a través de la oración, este pensamiento: los hombres podrán salvarse por otros caminos, gracias a la misericordia de Dios, si nosotros no les anunciamos el Evangelio; pero ¿podremos nosotros salvarnos si por negligencia, por miedo, por vergüenza – lo que San Pablo llamaba avergonzarse del Evangelio –, o por ideas falsas omitimos anunciarlo?».[4] La pregunta, con la cual concluye Evangelii nuntiandi, suena a nuestros oídos como una exégesis original del texto de san Pablo del cual partimos y nos ayuda a colocarnos inmediatamente en el corazón del tema, que en el presente texto deseamos afrontar: la absoluta centralidad de la tarea evangelizadora para la Iglesia de hoy. Verificar la experiencia vivida, nuestra actitud respecto a la evangelización, es útil a nivel funcional, para mejorar aspectos prácticos de nuestras actividades y nuestras estrategias de anuncio. Dicha verificación, más profundamente, es el camino para interrogarnos hoy sobre la calidad de nuestra fe, sobre nuestro modo de sentirnos y ser cristianos, discípulos de Jesucristo invitados a anunciarlo al mundo, a ser testigos que, imbuidos del Espíritu Santo (cf. Lc 24, 49 s; Hch 1, 8), están llamados a convertir a los hombres de todas las naciones en discípulos(cf. Mt 28, 19 s).
La palabra de los discípulos de Emaús (cf. Lc 24, 13-35) es emblemática sobre la posibilidad de un anuncio frustrado de Cristo, en cuanto incapaz de transmitir vida. Los dos de Emaús anuncian un muerto (cf. Lc 24, 21-24), comentan la propia frustración y la pérdida de esperanza. Ellos hablan de la posibilidad, para la Iglesia de todos los tiempos, de un anuncio que no da vida, pero que tiene encerrados en la muerte el Cristo anunciado, los anunciadores y los destinatarios del anuncio. La pregunta acerca de la transmisión de la fe, que no es una empresa individualista y solitaria, sino más bien un evento comunitario, eclesial, no debe orientar las respuestas en el sentido de la búsqueda de estrategias comunicativas eficaces y ni siquiera debe centrar la atención analíticamente en los destinatarios, por ejemplo los jóvenes, sino que debe ser formulada como una pregunta que se refiere al sujeto encargado de esta operación espiritual. Debe transformarse en una pregunta de la Iglesia sobre sí misma. Esto permite encuadrar el problema de manera no extrínseca, sino correctamente, porque cuestiona a toda la Iglesia en su ser y en su vivir. Tal vez así se pueda comprender también que el problema de la infecundidad de la evangelización hoy, de la catequesis en los tiempos modernos, es un problema eclesiológico, que se refiere a la capacidad o a la incapacidad de la Iglesia de configurarse como real comunidad, como verdadera fraternidad, como un cuerpo y no como una máquina o una empresa.
«La Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza».[5] Esta afirmación del Concilio Vaticano II reasume en modo simple y completo la Tradición eclesial: La Iglesia es misionera porque se origina en la misión de Jesucristo y en la misión del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre.[6] Además, la Iglesia es misionera porque asume como protagonista este origen, haciéndose anunciadora y testigo de esta Revelación de Dios y congregando el pueblo de Dios disperso, para que se pueda cumplir aquella profecía del profeta Isaías que los Padres de la Iglesia han leído como dirigida a ella: «Ensancha el espacio de tu tienda, las cortinas extiende, no te detengas; alarga tus sogas, tus clavijas asegura; porque a derecha e izquierda te expandirás, tu prole heredará naciones y ciudades desoladas poblará» (Is 54, 2-3).[7]
Las afirmaciones del apóstol Pablo «predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe. ¡Ay de mí si no predico el Evangelio!» (1 Co 9, 16) se pueden así aplicar y entender en relación a la Iglesia en su conjunto. Como nos recuerda el Papa Pablo VI: «la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia... Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar».[8]
En esta doble dinámica, misionera y evangelizadora, la Iglesia no reviste solo el papel del actor, de sujeto de la proclamación, sino también el rol reflexivo de la escucha y del discipulado. En cuanto evangelizadora, la Iglesia comienza con evangelizarse a sí misma.[9] La Iglesia sabe que ella es el fruto visible de esa ininterrumpida obra de evangelización que el Espíritu guía a través de la historia, para que el pueblo de los redimidos dé testimonio de la memoria viviente del Dios de Jesucristo. Hoy podemos sostener con mayor convicción todavía esta certeza que es nuestra, porque venimos de una historia que nos ofrece páginas extraordinarias de coraje, entrega, audacia, intuición y razón; páginas que nos han dejado muchos ecos y huellas en textos, oraciones, modelos y métodos pedagógicos, itinerarios espirituales, caminos de iniciación a la fe, obras e instituciones educativas.

Saturday, March 12, 2011

Con el fervor de los Santos

Diez años despues del Sacro Concilio ecuménico Vaticano II, el Papa Paulo VI confirma y expresa el resultado en realción con la real labor del laico, a nuestro pobres entender el numeral 80 es el resumen de toda la Exhortación Apostólica que promulgó como resultado del Sinodo de los Obispos titulada Evangelli nuntiandi, los exhorto como lectura de Cuaresma y tratemos de poner en practica su exhortación

80. Nuestra llamada se inspira ahora en el fervor de los más grandes predicadores y evangelizadores, cuya vida fue consagrada al apostolado. De entre ellos nos complacemos en recordar aquellos que Nos mismo hemos propuesto a la veneración de los fieles durante el Año Santo. Ellos han sabido superar todos los obstáculos que se oponían a la evangelización.
De tales obstáculos, que perduran en nuestro tiempo, nos limitaremos a citar la falta de fervor, tanto más grave cuanto que viene de dentro. Dicha falta de fervor se manifiesta en la fatiga y desilusión, en la acomodación al ambiente y en el desinterés, y sobre todo en la falta de alegría y de esperanza. Por ello, a todos aquellos que por cualquier título o en cualquier grado tienen la obligación de evangelizar, Nos los exhortamos a alimentar siempre el fervor del espíritu (Cf. Rom. 12, 11). Este fervor exige, ante todo, que evitemos recurrir a pretextos que parecen oponerse a la evangelización. Los más insidiosos son ciertamente aquellos para cuya justificación se quieren emplear ciertas enseñanzas del Concilio.
Con demasiada frecuencia y bajo formas diversas se oye decir que imponer una verdad, por ejemplo la del Evangelio; que imponer una vía, aunque sea la de la salvación, no es sino una violencia cometida contra la libertad religiosa. Además, se añade, ¿para qué anunciar el Evangelio, ya que todo hombre se salva por la rectitud del corazón? Por otra parte, es bien sabido que el mundo y la historia están llenos de "semillas del Verbo". ¿No es, pues, una ilusión pretender llevar el Evangelio donde ya está presente a través de esas semillas que el mismo Señor ha esparcido?
Cualquiera que haga un esfuerzo por examinar a fondo, a la luz de los documentos conciliares, las cuestiones de tales y tan superficiales razonamientos plantean, encontrará una bien distinta visión de la realidad.
Sería ciertamente un error imponer cualquier cosa a la conciencia de nuestros hermanos. Pero proponer a esa conciencia la verdad evangélica y la salvación ofrecida por Jesucristo, con plena claridad y con absoluto respeto hacia las opciones libres que luego pueda hacer —sin coacciones, solicitaciones menos rectas o estímulos indebidos— (Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Decl. Dignitatis humanae, 4: AAS 58 (1966), p. 933), lejos de ser un atentado contra la libertad religiosa, es un homenaje a esta libertad, a la cual se ofrece la elección de un camino que incluso los no creyentes juzgan noble y exaltante. O, ¿puede ser un crimen contra la libertad ajena proclamar con alegría la Buena Nueva conocida gracias a la misericordia del Señor? (Cf. ib., 9-14: AAS, pp. 935-940). O, ¿por qué únicamente la mentira y el error, la degradación y la pornografía han de tener derecho a ser propuestas y, por desgracia, incluso impuestas con frecuencia por una propaganda destructiva difundida mediante los medios de comunicación social, por la tolerancia legal, por el miedo de los buenos y la audacia de los malos? Este modo respetuoso de proponer la verdad de Cristo y de su reino, más que un derecho es un deber del evangelizador. Y es a la vez un derecho de sus hermanos recibir a través de él, el anuncio de la Buena Nueva de la salvación. Esta salvación viene realizada por Dios en quien El lo desea, y por caminos extraordinarios que sólo El conoce (Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Ad gentes, 7: AAS 58 (1966), p. 955). En realidad, si su Hijo ha venido al mundo ha sido precisamente para revelarnos, mediante su palabra y su vida, los caminos ordinarios de la salvación. Y El nos ha ordenado transmitir a los demás, con su misma autoridad, esta revelación. No sería inútil que cada cristiano y cada evangelizador examinasen en profundidad, a través de la oración, este pensamiento: los hombres podrán salvarse por otros caminos, gracias a la misericordia de Dios, si nosotros no les anunciamos el Evangelio; pero ¿podremos nosotros salvarnos si por negligencia, por miedo, por vergüenza —lo que San Pablo llamaba avergonzarse del Evangelio— (Cf. Rom. 1, 16), o por ideas falsas omitimos anunciarlo? Porque eso significaría ser infieles a la llamada de Dios que, a través de los ministros del Evangelio, quiere hacer germinar la semilla; y de nosotros depende el que esa semilla se convierta en árbol y produzca fruto.
Conservemos, pues, el fervor espiritual. Conservemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas. Hagámoslo —como Juan el Bautista, como Pedro y Pablo, como los otros Apóstoles, como esa multitud de admirables evangelizadores que se han sucedido a lo largo de la historia de la Iglesia— con un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir. Sea ésta la mayor alegría de nuestras vidas entregadas. Y ojalá que el mundo actual —que busca a veces con angustia, a veces con esperanza— pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo, y aceptan consagrar su vida a la tarea de anunciar el reino de Dios y de implantar la Iglesia en el mundo.

Friday, February 25, 2011

LOS CABALLEROS Y LA CABALLERIA

LOS CABALLEROS CATOLICOS--LOS HERALDOS DEFENSORES DE LA CRUZ, SEGUN SU HIMNO-- SON UNA ASOCIACION CIVICO - RELIGIOSA FUNDADA POR EL ABOGADO VALENTIN ARENAS EL 24 DE FEBRERO DE 1926, EN SAGUA LA GRANDE, CUBA.......
A VALENTIN SE LE CONSIDERA COMO EL PADRE DEL LAICADO CUBANO,BAJO LA CONCILIARIA DE LOS JESUITAS DE SAGUA Y CIENFUEGOS , A CUYOS COLEGIOS ASISTIO. LA PRIMERA UNION CONTABA CON UNOS 75 A 100 ASOCIADOS EN UNA CIUDAD DE UNOS 30,000 HABITANTES. LUEGO , SE DISEMINARON EN LA ISLA,LLEGANDO A SER MAS DE DOSCIENTAS UNIONES , CON UNOS 10,000 ASOCIADOS. EN 1954,LOS CABALLEROS SOSTENIAN 18 CATEQUESIS , 14 ESCUELAS OBRERAS 2 DISPENSARIOS, UN ROPERO Y DOS ACADEMIAS DE CORTE Y COSTURA.
EL DR ARENAS FUE POLITICO, CONCEJAL DE SU PUEBLO NATAL, SAGUA LA GRANDE, Y CONSTRUCTOR DEL ESTADIO DE BASEBALL DE ESA VILLA.
LA ASOCIACION--QUE FUE LA COLUMNA VERTEBRAL DE LA ACCION CATOLICA CUBANA-- ORGANIZO LAS DOS PRIMERAS SEMANAS SOCIALES CATOLICAS EN LA ISLA , SAGUA ( 1938 ) Y MADRUGA (1942).

LUEGO DE UN BREVE EXILIO EN 1961 , EN VENEZUELA , JUNTA A SU SENORA Y SUS SIETE HIJOS , DON VALENTIN , YA ENFERMO, ASISTE Y ASESORA A HOMBRES CUBANOS EN EL EXILIO Y SE "RE-FUNDA" LA ASOCIACION EN MIAMI, CIUDAD DONDE REPOSA SUS RESTOS MORTALES, EN UN CEMENTERIO DE LA CALLE OCHO


ACTUALMENTE ,LOS CABALLEROS CATOLICOS DEL MUNDO , SON VARIAS CENTENAS DE MAS DE TRECE NACIONALIDADES DIFERENTES, Y SE HAN EXTENDIDO A NICARAGUA , DONDE EXISTEN TRES NUEVAS UNIONES.
BAJO EL MISMO FORMATO DEL FUNDADOR , PARTICIPAN EN LAS ACTIVIDADES DE LAS 10 PARROQIAS DONDE TRABAJAN , COMO LOS " BRAZOS DEL PARROCO "; PARTICIPAN EN UNA MISA DE COMUNION MENSUAL , Y AYUDAN A LA OBRA SOCIAL DE LA IGLESIA. ADEMAS, PERTENECEN A LOS MOV. APOSTOLICOS HISPANOS DE LA ARQUIDIOCESIS DE MIAMI, Y TIENEN UN PROGRAMA DE ENTIERRO GRATUITO A SUS ASOCIADOS , LLAMADO ; EL PLAN TIERRA , PARA ELLOS Y SU RAMA FEMENINA.
LA MISTICA SE RESUME EN SU LEMA : DIOS PATRIA Y CARIDAD QUE ENCABEZA EL BANDERIN DE SU DIRECTORIO DIOCESANO EN LAS MEJORES TRADICIONES CIVICAS DE SUS ORIGENES.
LA ASOCIACION ORGANIZO RECIENTEMENTE, LA PRIMERA SEMANA SOCIAL CATOLICA DE LA ARQUIDIOCESIS DE MIAMI EN LA ERMITA DE LA CARIDAD

PREPARADO POR SANTIAGO CARDENAS MD.

RELATIVISMO O LIBERALISMO

EN EL PRINCIPIO....................

Fue Descartes , el frances , padre de la moderna filosofia, el que produjo un giro radical hacia el sujeto , que cambio para siempre la historia. Era un siglo antes de la revolucion francesa El "pienso, luego existo", abrio una ventanita a la teoria del conocimiento , por donde transitarian , siglos despues , los grandes filosofos de la Gnosologia.

Entre ellos , Emmanuel Kant, el coloso de la Filosofia moderna , solo comparable con Platon en el periodo clasico. Y, precisamente hacia Kant ,es donde apunta el dedo de la culpabilidad del gran mal del siglo XXI : el relativismo. Esto , a decir de Benedicto XVI, cuando puso el dedo sobre la llaga, al referirse a los desafios del presente siglo.

Espero que los lectores , catolicos o no, estemos de acuerdo en la profundidad de conocimientos del actual papa, que es considerado como unos de los teologos eminentes de la iglesia ; profesor, academico, padre y artifice del Concilio Vaticano y Ex Prefecto, --cuando Juan Pablo II,-- del Dicasterio Vaticano , que juzga sobre la pureza de la doctrina catolica .

Por supuesto, el papa no es infalible,y sus opiniones pueden ser retadas ; especialmente en el mundo secular, donde el peligro del islamismo, esta siendo considerado ,,cada dia mas,,como el mal que , - de no ser tenido en cuenta -, dara al traste con los valores del occidente. Pienso que la vision del relativismo del papa , es mas abarcadora , eclectica , y universal , que la que toma en consideracion al islamismo, como "el" problema De hecho, tambien el relativismo puede ser extrapolado a la religion islamica.

PERO :?QUE ES EL RELATIVISMO ?

El termino se explica por si mismo. Sus efectos mas ostensibles se ven a diario en el campo cultural , y en el moral. Siendo explicitos, hablando con sencillez , es la tendencia a que el mismo valor estetico , por ejemplo, debe aplicarse a una tunda de tambores africanos , que a una sinfonia pastoril ; al rapero, que al cantante de opera.........o ; en el plano religioso , al sacrificio expiatorio de un chivo u otro animal de la santeria , que al sacrificio incruento de Cristo , el cordero de Dios en la misa. Tambien , al matrimonio heterosexual ,que al gay ; "al tiburon que se bana ; pero salpica," que al politico honesto ; al valor del trabajo de una muchachita go go , que al de una religiosa consagrada y un larguisimo etc, que llenarian varios discos duros de nuestras computadoras. Los que me leen , conocen, perfectamente, de lo que estoy hablando. No vale la pena continuar con los ejemplos,....................... y , no estoy exagerando.

EL PAPEL DE DESCARTES Y KANT.
Descartes , con su duda permanente , nos llevo a la incertidumbre total acerca del mundo que nos rodea ; y un siglo despues , Kant nos convencio de que solo en la conciencia humana se encontraban los hechos "reales" "verdaderos" de acuerdo a un complicado proceso de evaluacion y conceptualizacion , que hace, cada ser humano en su mente o conciencia , en forma unica e irrepetible.
Por supuesto,esto que acabo de escribir , es una aproximacion simplista ; una vulgarizacion de sistemas filosoficos muy complicados , que con un ejemplo , se puede ayudar a entender.
Si miro una roca , para Descartes la posibilidad de que ese objeto no exista fuera de mi cerebro es muy probable , Al mismo tiempo , Kant diria que la percepcion de ese mineral es muy "relativa"'. No es lo mismo, o no significa lo mismo , para un jardinero, que para un pintor, o para un ingeniero de la NASA.
Llevado estos postulados al campo de la moral, las artes , o la etica,, se comprendera facilmente, que el terreno estaba preparado, abonado, desde hace siglos, para la aparicion del fenomeno relativista, en forma masiva . Por eso , la explosion del mismo, en los siglos XX y XXI , de la mano de la globalizacion .
Ya a finales del siglo anterior tuvimos un "avance" de la pelicula .O sea : esto mismo, pero en menor escala, con la aparicion de los Beatles y la presidencia de Bill Clinton. Pero , en esa epoca, otras eran las circunstancias, como eran otros los actores.
Otro era el Papa , y el relativismo y su dictadura aun no se habian hecho patentes,al menos,tan impudicamente como en la actualidad.............
Continua pronto.
SANTIAGO CARDENAS.

Monday, January 17, 2011

Declaración de Juan Pablo II

Decreto Congregación para las Causas de los Santos para la beatificación de Juan Pablo II
El pontificado de Juan Pablo II fue un elocuente y claro signo, no sólo para los católicos, sino para la opinión pública mundial, para personas de todos los colores y credos.
Autor: Congregación para las Causas de los Santos | Fuente: Congregación para las Causas de los Santos


Sábado, 15 de enero de 2011




Beatificación: Señal de hondura de fe e invitación a una vida cristiana plena



La proclamación por la Iglesia de un santo o un beato es fruto de la unión de varios aspectos relativos a una persona concreta. Primero, es un acto que dice algo importante en la vida de la misma Iglesia. Está ligado a un “culto”, por ejemplo, a la memoria de la persona, a su pleno reconocimiento en la conciencia de la comunidad eclesial, del país, o de la Iglesia universal en distintos países, continentes y culturas. Otro aspecto es la conciencia de que la “elevación a los altares” será un importante signo de la hondura de la fe, de la difusión de la fe en el itinerario vital de esta persona, y que este signo se convertirá en una invitación, un estímulo para todos nosotros hacia una vida cristiana incluso más profunda y plena.

Finalmente, la condición sine qua non es la santidad de la vida de la persona, verificada en los precisos y formales procedimientos canónicos. Todo ello proporciona el material para la decisión del sucesor de Pedro, del Papa, con vistas a la proclamación de un beato o un santo, del culto en el contexto de la comunidad eclesial y de su liturgia.



El pontificado de Juan Pablo II fue un elocuente y claro signo, no sólo para los católicos, sino para la opinión pública mundial, para personas de todos los colores y credos. La reacción mundial a su estilo de vida, al desarrollo de misión apostólica, al modo como soportó su sufrimiento, la decisión de continuar su misión petrina hasta el final como querida por la divida Providencia, y finalmente, la reacción a su muerte, la popularidad de la aclamación “¡Santo, ya!”, que algunos hicieron el día de su funeral, todo ello es base sólida en la experiencia de haberse encontrado con la persona que era el Papa.

Los fieles sintieron, experimentaron que era un “hombre de Dios”, que realmente ve los pasos concretos y los mecanismos del mundo contemporáneo “en Dios”, en la perspectiva de Dios, con los ojos de un místico que alza los ojos sólo a Dios. Fue claramente un hombre de oración: tanto es así que, sólo en la dinámica de unión personal con Dios, de la escucha permanente a los que Dios quiere decir en una situación concreta, fluía la entera actividad del papa Juan Pablo II.

Quienes estuvieron más cercanos a él pudieron ver que, antes de sus entrevistas con sus visitantes, ya fueran jefes de Estado, altos dignatarios de la Iglesia o sencillos ciudadanos, Juan Pablo II se recogía en oración por las intenciones de los visitantes y de la reunión a celebrar.



1.- Aportación de Karol Wojtyla al Concilio Vaticano II



Tras el Vaticano II, durante los pontificados de Pablo VI y Juan Pablo II, el modo de presentación, y entonces de autopresentación del papado, ha sido completamente expresiva. Con motivo del 25 aniversario del pontificado de Juan Pablo II, el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano publicó en 2004 un libro titulado “Id por todo el mundo”. Giancarlo Zizola, vaticanista reconocido, subrayó que “el papado ha conquistado su ciudadanía en el reino de la visibilidad pública, saliendo del lugar de marginación del culto a donde había sido relegado por decreto de la sociedad secular, en nombre de una visión militante del principio liberal de separación de Iglesia y Estado (p. 17).

Un historiador alemán, el jesuita Klaus Schatz, hablando de Pablo VI y de Juan Pablo II, subrayó el significado de “papado itinerante” –por tanto en conformidad con el Vaticano II- más en modo de un movimiento misionero que como un polo estático de unidad. Schatz se refiere a la manera de interpretar la misión papal como una llamada a “confirmar en la fe a los hermanos” (Lucas 22, 32), en un modo ligado a la autoridad estructural pero con un fuerte toque espiritual y carismático, en relación con la credibilidad personal y arraigada en el mismo Dios.



Detengámonos un momento a considerar el Vaticano II. El joven arzobispo de Cracovia fue uno de los padres conciliares más activos. Hizo una aportación significativa al “Esquema XIII”, que luego devendría en la constitución pastoral del Concilio Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el Mundo Contemporáneo, y la constitución dogmática Lumen Gentium. Gracias a sus estudios en el extranjero, el obispo Wojtyla tenía una experiencia concreta de evangelización y de la misión de la Iglesia, en Europa occidental o en otros continentes, pero sobre todo del ateísmo totalitario en Polonia y en otros países del bloque soviético.

Llevó toda esta experiencia a los debates conciliares, ciertamente no como conversaciones de salón, muy corteses pero vacías de contenido. Aquí había un esfuerzo sustancial y decisivo por insertar el dinamismo del Evangelio en el entusiasmo conciliar arraigado en la convicción de que el cristianismo es capaz de dar un “alma” al desarrollo de la modernidad y a la realidad del mundo social y cultural.



Todo esto sería utilizado en preparar las futuras responsabilidades del sucesor de Pedro. Como Juan Pablo II dijo, el ya tenía en mente su primera encíclica, Redemptor Hominis, y la trajo a Roma desde Cracovia. Todo lo que tenía que hacer en Roma era redactar todas estas ideas.

En su encíclica, hay una amplia invitación a la humanidad a redescubrir la realidad de la redención en Cristo: El hombre (...) permanece como un ser incomprensible para sí mismo, su vida no tiene sentido, si no se le revela el amor, si no encuentra el amor, si no lo experimenta y lo hace suyo, si no participa íntimamente en él. Esto, como ya se ha dicho, se debe a que Cristo el Redentor “revela plenamente al hombre su mismo ser”. (...) el hombre reencuentra la grandeza, dignidad y valor de su propia humanidad. En el misterio de la Redención, el hombre es nuevamente “expresado” y, en cierta manera, es nuevamente creado. (...)

El hombre que desea comprenderse a sí mismo a fondo --y no sólo de acuerdo a los inmediatos, parciales, a menudo superficiales, e incluso ilusorios estándares y medidas de su ser- debe con su inquietud, incertidumbre e incluso debilidad y pecaminosidad, con su vida y muerte, acercarse a Cristo. Debe, en cierto modo, entrar en él con todo su propio ser, debe “apropiarse” y asimilar la totalidad de la realidad de la Encarnación y la Redención para encontrarse a sí mismo (n° 10).



Esta unión de Cristo con el hombre es en sí misma un misterio. Del misterio ha nacido “el hombre nuevo”, llamado a ser copartícipe de la vida de Dios, y nuevamente creado en Cristo por la plenitud de la gracia y la verdad. (...) El hombre es transformado interiormente por este poder como fuente de una nueva vida que no desaparece y no pasa sino que dura hasta la vida eterna. (...) Esta vida, que el Padre prometió y ofreció a cada hombre en Jesucristo (...) es en cierto modo la plenitud del “destino” que Dios ha preparado para él desde la eternidad.

Este “destino divino” progresa, a pesar de todos los enigmas, los enigmas sin resolver, giros, vueltas del “destino humano” en el mundo temporal. En efecto, mientras tanto, mientras todo esto, a pesar de todas las riquezas de la vida temporal, necesaria e inevitablemente lleva a la frontera de la muerte y al fin de la destrucción del cuerpo humano, más allá de este fin vemos a Cristo. “Yo soy la resurrección y la vida, quien cree en mí... nunca morirá” (n° 18).



2.- Totus Tuus, confianza en María Madre de Dios



La vida de Juan Pablo II se dedicó totalmente al servicio del Señor, por intercesión de su Madre. Su lema era Totus Tuus, ya fuera para el bien de la Iglesia o para el del hombre que es el camino para la Iglesia (Redemptor Hominis, n° 14). Esta es la “razón de ser” de los viajes apostólicos internacionales, los encuentros diarios con la gente, con los responsables de comunidades eclesiales, con cardenales y obispos, con los cabezas de otras Iglesias y comunidades cristianas, los líderes de otras religiones y con los laicos.

Esto es también verdad en los documentos escritos por el papa, las relaciones diplomáticas de la Sante Sede con los estados y organizaciones internacionales. La profunda convicción del valor del Vaticano II –no sólo sobre la necesidad sino también sobre la posibilidad, para la Iglesia, de ofrecer el Evangelio de Cristo y construir sobre él la experiencia de la Iglesia como una inspiración vibrante y energética de la visión y mecanismos del mundo moderno- fue siempre convicción del papa.



En 1989, cayó el Muro de Berlín pero, a nivel internacional, se podía sentir la fuerza destructiva de los mecanismos comerciales y de los intereses privados económicos e ideológicos, incluso muchos de ellos anónimos, que traían injusticia y marginación a todos los pueblos –incluso a ciertos grupos sociales en los países desarrollados--, y en especial se podía percibir que la vida humana había sido devaluada. En muchos viajes apostólicos internacionales a los varios continentes, el Papa proclamó el Evangelio de Cristo y la preocupación de la Iglesia.

Escribió de modo más sistemático las encíclicas Laborem Exercens, Sollicitudo Rei Socialis, Centesimus Annus; y también Evangelium Vitae, Veritatis Splendor, Fides et Ratio; y las encíclicas que tenían que ver directamente con la vida y el apostolado de la Iglesia, como Dominum et Vivificantem, Redemptoris Missio, Ut Unum Sint, Ecclesia de Eucharistia.



3 – La guerra de Iraq y la “paz ofensiva”



A menudo, como en el caso de los esfuerzos realizados para evitar la guerra entre los Estados unidos e Iraq, existe una auténtica “paz ofensiva”, no sólo para salvar la vida de las personas, también para frenar el crecimiento del odio y las dementes ideas sobre el enfrentamientos entre las civilizaciones, o sobre el nuevo fenómeno de terrorismo a gran escala.

De ahí el discurso de Año Nuevo ante los cuerpos diplomáticos acreditados en la Santa Sede, también el inolvidable febrero de 2002 en el que el Papa mantuvo encuentros con diplomáticos de “primera categoría”, J.Fischer (el 7 de febrero); Tarek Aziz (el 14 de febrero), Kofi Anan (18 de febrero), Tony Blair (22 de febrero, Jose Mª Aznar y el enviado de Seyyed Mohammed Khatami, presidente de la República Islámica de Irán (27 de febrero); y finalmente, debido a la insostenible situación humana, la deciisión de mandar al cardenal Echegaray en misión especial a Bagdad (15 de febrero) y al cardenal Pío Laghi a Washington (del 3 al 9 de marzo).

El “febrero del Papa” concluyó con el encuentro del cardenal J.L. Tauran con los 74 embajadores y diplomáticos del mundo entero; el secretario por las Relaciones con los Estados, el “ministro de Asuntos Exteriores” del Papa, el cardenal Tauran hizo un llamamiento para evitar la guerra, y les recordó todo lo que el Papa había dicho en su “paz ofensiva”.



4 – Año 2000 Jubileo: una realidad histórica para recordar la venida de Jesús de Nazaret



La entonces actual tarea de Juan Pablo II se centró en la pastoral y vida de la Iglesia: las visitas ad Limina de los obispos de todo el mundo, las audiencias de los miércoles y los encuentros de los domingos con los fieles, para el Ángelus, las visitas pastorales a las parroquias de Roma. Todo fue hecho y recordado para promover la proclamación de Cristo, para acercar a nuestros conocimientos Su Persona, y “las palabras que Cristo había dicho cuando estaba a punto de dejar a los Apóstoles nos habla del misterio de la vida del hombre, de uno y de todos, el misterio de la historia de la humanidad. Bautizar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo es una inmersión en el Dios viviente, ´en uno que es, que fue y que será´.

El Bautismo es el principio del encuentro , de la unión, de la comunión, y de esta vida terrenal no es más que un prólogo y una introducción; cumplimiento y plenitud pertenecen a la eternidad. La imagen de este mundo se desvanece. Debemos encontrarnos a nosotros mismos, en el ´mundo de Dios´, con el fin de llegar a la meta, ir hacia la plenitud de la vida y de la vocación del hombre” (Cracovia, 10 de junio de 1979).



“Esta es precisamente una de las cosas que Juan Pablo II quiso más: explicar claramente que nosotros miramos a Cristo que viene; por supuesto El que vino, pero aún más el que vendrá, y ésto, desde este punto de vista, mantiene nuestra fe, orientándonos hacia el futuro. En este camino, somos realmente capaces de presentar un mensaje de fe, en una nueva manera, desde la perspectiva de Cristo que viene. (Benedicto XVI, Luz del Mundo).



El Gran Jubileo de la Redención, en el año 2000, no fue para Juan Pablo II, un “pretexto” para la acción pastoral, sino que ante todo fue una realidad histórica que recuerda la venida de Jesús de Nazaret y todo lo que este acontecimiento histórico ha traído consigo, a saber, la Redención, el Testimonio del Amor de Dios en la Cruz y en la Resurrección, la vida de la Iglesia primitiva, el camino de salvación realizado por el Salvador por el que ha introducido a su Iglesia como un signo e instrumento de unidad interna con Dios, así como de la familia humana.

El año Jubileo del Año 2000 nos trae de la Tierra Santa, tierra de Jesús, y de Roma, sitio del apostolados del Sucesor de Pedro, el vínculo de autenticidad del mensaje y de la unidad de la comunidad eclesial. El mensaje ha sido reformulado en las Cartas Tertio Millenio Adveniente y Novo Millennio Ineunte. Pero para el Papa lo que más importaba era el agradecimiento personal y de la Iglesia entera a nuestro Señor Jesús y el encuentro en la fe con el que Él nos ha amado hasta el final, que nos ha salvado y sigue siendo un signo tan necesario en un mundo que se está volviendo cada vez más sordo, mientras trata de organizar su vida como si Dios no existiese, errando sin identidad y sin sentido.



5 – Atención a la Juventud y el significado de las JMJ



Juan Pablo II acostumbraba a analizar los resultados de sus Viajes Apostólicos al extranjero con sus colaboradores, para identificar lo que se había hecho bien, y prever cambios para los viajes sucesivos. Tras el viaje a Polonia en 1991, el papa se dio cuenta que, durante la Misa en Varsovia, en las zonas más alejadas, los jóvenes iban y venían, bebían cerveza o coca-cola, y volvían. “No era como en los viajes anteriores, dijo, ha habido un cambio en la mentalidad de la sociedad. No vale la pena fijarnos en los ´primeros puestos´. Los VIP están siempre sentados de la misma manera, pero los ´márgenes´ son importantes y merecen nuestra atención”. Es importante fijarnos en que el Papa no usaba la palabra “multitud”: él siempre veía y prestaba atención a "la gente". Era muy atento al papel de los laicos en la vida y misión de la Iglesia.

Es muy significativo que, cuando todavía era capellán de la Universidad de Cracovia, aprovechara un breve periodo de "deshielo político" en 1957 para organizar – en colaboración con el arzobispo de Wroclaw, Boleslaw Kominek - un simposio en la ciudad para más de 100 estudiantes universitarios de toda Polonia (¡por primera vez desde hacía décadas!) precisamente sobre el tema "El papel de los laicos en la Iglesia" (¡y esto fue años antes del Concilio Vaticano II!).

Más tarde, durante las vacaciones de verano, organizaba ejercicios espirituales en la sede de las Hermanas Ursulinas de la Unión Romana de Bado Slaskie para un grupo un poco más pequeño de participantes del simposio de Wroclaw, precisamente para promover la "formación de los laicos".



Con la creación de las Jornadas Mundiales de la Juventud, el Papa dio su apoyo a diversas formas de actividad de los laicos en la vida y misión de la Iglesia, allanando así el camino a iniciativas muy significativas, algunos años más tarde, durante el pontificado de Benedicto XVI: la celebración, en septiembre de 2010 en Corea, de un importante Congreso de laicos católicos de Asia, las reuniones de los obispos africanos que cada vez alientan más a los laicos a ocupar cargos de responsabilidad en los sectores de la evangelización, la actividad social y en ámbito educativo de la Iglesia, la significativa presencia de laicos católicos en la Misión Continental de América Latina.



Al revisar su pontificado, Benedicto XVI hace una observación de los cambios generacionales a escala mundial, y llega a la misma conclusión que su predecesor, a saber, que "los tiempos han cambiado". Mientras tanto, una nueva generación ha llegado, con nuevos problemas. La generación de finales de los sesenta, con sus propias peculiaridades, vino y se fue. Incluso la siguiente generación, más pragmática, ha envejecido.

Hoy en día, hay que preguntarse: "¿Cómo podemos hacer frente a un mundo que se pone en peligro, y en el que el progreso se convierte en un peligro? ¿No deberíamos empezar todo de nuevo desde Dios?"(Luz del Mundo). Así que Benedicto XVI hace un llamamiento "a que pueda surgir una nueva generación de católicos, personas renovadas interiormente, que se comprometan en la política sin ningún complejo de inferioridad" (una idea muchas veces repetida por el Papa, por ejemplo, en el Mensaje para la 46 ª Semana Social de los católicos italianos, 12 de octubre de 2010).

Él sigue pidiendo una nueva generación de buenos intelectuales y científicos, atentos al hecho de que "un punto de vista científico que ignora la dimensión ética y religiosa de la vida se vuelve peligrosamente estrecho, justo como sucedería a una religión, si se negara a una legítima contribución de la ciencia a nuestra comprensión del mundo" (Londres, St. Mary´s College, 17 de septiembre de 2010); el Papa pide una"nueva generación de laicos cristianos comprometidos, capaces de buscar, con rigor y competencia moral, soluciones de desarrollo sostenible" (7 de septiembre de 2008).



6 – La sencillez de la oración de Juan Pablo II



Cuando recordamos lo que Juan Pablo II llevó a cabo, los "grandes eventos" se mezclan con el recuerdo de momentos sencillos de oración, que fueron una fuente de asombro incluso para sus colaboradores. Voy a mencionar sólo dos, procedentes de dos diferentes períodos de su vida. En los años setenta, yo era capellán de los estudiantes de la Universidad Católica de Lublín.

Al inicio del año académico, el entonces cardenal de Cracovia vino para participar en la Eucaristía en la iglesia de la universidad, en la inauguración oficial del gran salón, y en el almuerzo. Después de eso, el cardenal estaba listo para regresar a Cracovia. El rector de la Universidad, el padre Krapiec, lo acompañó hasta el coche, pero se detuvo a charlar con otro invitado, tanto que hicieron para llegar al coche. Pero he aquí que ¡el cardenal había "desaparecido"! Los diez segundos que esperaron les pareceron diez siglos.

El rector, acostumbrado a tener todo bajo control, no sabía dónde podía haber ido el cardenal. Me preguntó: "¿Dónde está Wojtyla? ¡El cardenal ha desaparecido! ¿Dónde está?" Con una leve sonrisa burlona, me tomé un tiempo antes de responderle, sólo para tomarle el pelo un poco. Entonces le dije: "Probablemente ha ido a la iglesia". Allí fuimos, y efectivamente, encontramos al cardenal, arrodillado en oración delante del Vía Crucis.



El otro recuerdo fue en 1999, durante su séptimo viaje apostólico a Polonia. Duró 13 días, con 22 paradas en el programa, desde el Norte hacia el Sur del país. Un programa mucho más allá de las capacidades físicas del papa. Uno de esos días, tenía que celebrarse – según el programa – la bendición del Santuario de Lichen, la Eucaristía en Bydgoszcz, a continuación una reunión con la gente de la universidad, la liturgia del Sagrado Corazón, en relación con la beatificación del p. Frelichowski en otra ciudad, en Torun, y después volver a Lichen para la noche. ¡Un día de lo más ocupado!

Así que, después de la cena, la comitiva papal se fue a la cama inmediatamente. Pero el Papa se encerró solo en la capilla por un largo, muy largo momento de oración. Quedabamos sólo tres de nosotros: monseñor Chrapek, encargado de la planificación de la visita para el episcopado, yo mismo, como "asistente", y el famoso Camillo Cibin, jefe de la seguridad del Vaticano. Por fin, el Papa salió de la capilla para ir a su dormitorio. Cibin me dijo: "Padre Andrea, tráigame una silla.

Pero una que sea dura, de madera, no un sofá, dos tazas de café, café fuerte, y una manzana”. Todo ello para ayudarle a esperar toda la noche en la puerta de la habitación del Papa, que no se había cerrado del todo, para determinar si el Papa – no sólo cansado, sino también de edad avanzada – respiraba con normalidad o si tenía alguna necesidad de ayuda. La santidad personal del Papa era algo que estaba más allá y por encima de la estima de que gozaba entre sus colaboradores más cercanos, y esto era muy significativo.



7 – El testamento de Juan Pablo II



Juan Pablo II era consciente del hecho de que estamos viviendo momentos muy difíciles de la historia, que el Sucesor de Pedro tenía el deber de confirmar en la fe, pero era igualmente consciente de que el aspecto más importante fue el de confiar en Dios. El testamento que él escribió en 1979, y que modificaba todos los años,durante los ejercicios espirituales, nos da un poderoso testimonio de ello. Del 24 febrero al 1 de marzo, escribió:



“24.II – 1.III.1980. Durante estos ejercicios espirituales he reflexionado sobre la verdad del Sacerdocio de Cristo ante el paso que supone, para cada uno de nosotros, la hora de nuestra muerte. Para nosotros, partir de este mundo - para renacer en el siguiente, el mundo futuro, signo elocuente (añadía la palabra decisivo sobre ella), es la Resurrección de Cristo (...) Los tiempos que vivimos se han convertido en indeciblemente difíciles y preocupantes.

La vida de la Iglesia también ha vuelto difícil y tenso, una prueba característica de estos tiempos – para los fieles y los pastores. En algunos países (como uno sobre el que leí durante los ejercicios espirituales), la Iglesia se encuentra en un momento de la persecución igual al de los primeros siglos, tal vez más, teniendo en cuenta el grado de crueldad y de odio. Sanguis martyrum - semen christianorum. Por otra parte, tantas personas inocentes han desaparecido, incluso en este país en el que vivimos …

Una vez más deseo confiarme totalmente a la gracia del Señor. Él decidirá cuándo y cómo debo terminar mi vida terrena y mi ministerio pastoral. En la vida y en la muerte Totus Tuus, mediante la Inmaculada. Aceptando ya esta muerte, espero que Cristo me dé la gracia de este último pasaje, es decir, (mi) Pascua.

Yo también espero que la haga útil para esta causa más importante a la que trato de servir: la salvación de los seres humanos, la protección de la familia humana, en todas las naciones y entre todos los pueblos (entre ellos me refiero, en particular, a mi propio país natal), útil para aquellos que, de una manera especial, se me han confiado, en la Iglesia, para gloria del propio Dios".



El 5 de marzo de 1982, añadió: "El atentado contra mi vida, el 13.V.1981, ha confirmado, en cierto modo, la exactitud de las palabras escritas durante los ejercicios espirituales de 1980 (24.II – 1.III). Siento aún más profundamente que estoy totalmente en las Manos de Dios – y permanezco continuamente a disposición de mi Señor, encomendándome a Él en Su Inmaculada Madre (Totus Tuus)".

Posteriormente, el 17 de marzo del Año Jubilar 2000, número 3: "Como cada año, durante los ejercicios espirituales, leo mi testamento del 6.III.1979. Sigo manteniendo las disposiciones contenidas en él. Lo que se ha añadido, en ese momento y durante los siguientes ejercicios espirituales, constituye un reflejo de la situación general difícil y tensa que ha marcado los años ochenta. Desde el otoño de 1989, esta situación ha cambiado.

La última década del siglo pasado estuvo libre de las tensiones anteriores; esto no significa que no hubiera nuevos problemas o dificultades. De manera especial, que la Divina Providencia sea alabada por ello, el periodo llamado "guerra fría" ha terminado sin un violento conflicto nuclear, una amenaza que pesaba sobre el mundo durante el período anterior" (palabras subrayadas por el propio Papa).



8 – Un aspecto esencial del nuevo Beato: “Dios es el fundamento de todos nuestros esfuerzos”



Este es de nuevo un aspecto esencial, si se quiere entender más profundamente la personalidad del nuevo Beato para la Iglesia, Karol Wojtyla – Juan Pablo II. El fundamento de todos los esfuerzos de nuestra vida está en Dios. Estamos rodeados por el amor divino, por los resultados de la Redención y la Salvación. Pero hay que ayudar a que se arraigue profundamente en Dios mismo, debemos hacer todo lo posible para que se creen actitudes personales y sociales arraigadas en la realidad de Dios. Esto requiere paciencia, tiempo y la capacidad de verlo todo a través de los ojos de Dios.



La última y breve peregrinación del papa Juan Pablo II a Polonia, más concretamente a su “patria chica", a Cracovia, Wadovice y al Camino de la Cruz (de Kalwaria Zebrzydowska), mostró una determinación, pero también una agudeza espiritual "en el proceso de maduración en el tiempo" para que toda la humanidad, especialmente la comunidad eclesial y cristiana, pudiese comprender mejor algunos de los aspectos fundamentales de la fe.

Desde el comienzo de su pontificado, en 1978, Juan Pablo II hablaba a menudo en sus homilías de la misericordia de Dios. Esta se convirtió en el tema de su segunda Encíclica Dives in Misericordia, en 1980. Era consciente de que la cultura moderna y su lenguaje no tienen un lugar para la misericordia, tratándola como algo extraño, sino que tratan de inscribirlo todo en las categorías de la justicia y la ley. Pero esto no es suficiente, porque no es en absoluto la realidad de Dios.



9 – Confiar al mundo a la Divina Misericordia



Más tarde, el Papa tomó algunas medidas para finalizar el proceso de beatificación de sor Faustina Kowalska, y la canonización (2000). Toda la comunidad eclesial fue llevada a sentir la cercanía de esa persona tan íntimamente vinculada con el mensaje de la Misericordia, lo que facilitó el desarrollo de este tema para Juan Pablo II, mostrando la realidad de la Divina Misericordia en los muchos contextos alrededor del mundo, en los diversos continentes de la humanidad hoy.



Por último, en agosto de 2002, en Lagiewniki, donde sor Faustina vivió y murió, Juan Pablo II confió el mundo a la Divina Misericordia, a la confianza ilimitada en Dios, el Misericordioso, a Aquel que ha sido no solo una fuente de inspiración, sino también de la fuerza de su servicio como Sucesor de Pedro. “Es el Espíritu Santo, Consolador y Espíritu de verdad, quien nos conduce por los caminos de la Misericordia divina.

Él, convenciendo al mundo "en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio" (Jn 16, 8), al mismo tiempo revela la plenitud de la salvación en Cristo. Este convencer en lo referente al pecado tiene lugar en una doble relación con la cruz de Cristo. Por una parte, el Espíritu Santo nos permite reconocer, mediante la cruz de Cristo, el pecado, todo pecado, en toda la dimensión del mal, que encierra y esconde en sí.

Por otra, el Espíritu Santo nos permite ver, siempre mediante la cruz de Cristo, el pecado a la luz del "mysterium pietatis", es decir, del amor misericordioso e indulgente de Dios (cf. Dominum et vivificantem, 32). Y así, el "convencer en lo referente al pecado", se transforma al mismo tiempo en un convencer de que el pecado puede ser perdonado y el hombre puede corresponder de nuevo a la dignidad de hijo predilecto de Dios.

En efecto, la cruz "es la inclinación más profunda de la Divinidad hacia el hombre (...). La cruz es como un toque del amor eterno sobre las heridas más dolorosas de la existencia terrena del hombre" (Dives in misericordia, 8). La piedra angular de este santuario, tomada del monte Calvario, en cierto modo de la base de la cruz en la que Jesucristo venció el pecado y la muerte, recordará siempre esta verdad. (…)

¡Cuánta necesidad de la misericordia de Dios tiene el mundo de hoy! En todos los continentes, desde lo más profundo del sufrimiento humano parece elevarse la invocación de la misericordia. Donde reinan el odio y la sed de venganza, donde la guerra causa el dolor y la muerte de los inocentes se necesita la gracia de la misericordia para calmar las mentes y los corazones, y hacer que brote la paz. Donde no se respeta la vida y la dignidad del hombre se necesita el amor misericordioso de Dios, a cuya luz se manifiesta el inexpresable valor de todo ser humano. Se necesita la misericordia para hacer que toda injusticia en el mundo termine en el resplandor de la verdad.

Por eso hoy, en este santuario, quiero consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia divina. Lo hago con el deseo ardiente de que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene su corazón de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo. Ojalá se cumpla la firme promesa del Señor Jesús: de aquí debe salir "la chispa que preparará al mundo para su última venida" (Homilía en Lagiewniki, 17 de agosto de 2002).



Esto hizo los últimos meses en la vida del papa Juan Pablo II, marcados por el sufrimiento, llevando su Pontificado a su cumplimiento.

Saturday, January 15, 2011

Llora pero no te rindas , Dios no se equivocó contigo

Dios - Martin Valverde (Buscando a Dios)

Martin Valverde Sigue

Ten calma sigue adelante - Martin valverde

Nadie Te Ama Como Yo - Martin Valverde www.iGodMedia.com

Pacto de Esperanza Version Corta Martin Valverde

Martin Valverde - Pequeño - Delante de Ti

Martin Valverde - Te quiero alabar - Delante de Ti

Martin Valverde - Vamos Cantad (Delante de Ti)

Alfareros - Beepeame Señor

Alfareros - Wititio

Alfareros - Te pido

Alfareros - Toma mis manos

Alfareros - La Relacion

LEVANTATE (ALFAREROS)

ALFAREROS-EL LUCHADOR

DE BENDICION EN BENDICION (Acustico)(ALFAREROS)

Y TE VOY ADORAR (ALFAREROS)

YO TE ADORO (ALFAREROS)

CORAZON DE BARRO- ALFAREROS

ALFAREROS-QUE LINDO (EN VIVO)

ALFAREROS-SIGNO DE CRISTO (EN VIVO)

Pa'lante - Alfareros www.igodmedia.com

Mira lo que hizo en mi - Alfareros www.igodmedia.com

Que no haran conmigo - Alfareros www.igodmedia.com

Alfareros - El pueblo que te ama

Alfareros - Dime

Alfareros - Estoy aqui

Sumergeme

El pescador de hombres

Tony Melendez - NO TENGA MIEDO

TONY MELENDEZ JUAN PABLO SEGUNDO

JUAN PABLO II EN CHILE ESTADIO NACIONAL